Blog Cema Clinic

Dieta Cetogénica-Keto


¿ QUÉ ES "KETO"?

Nunca entendí,  la asignación de la palabra "keto",  quizás para hacerla más familiar como término anglosajón . Siempre me ha parecido un slogan de alguna marca de refrescos o baile urbano de algún barrio de los EE.UU con un marketing estudiado, pero no es una expresión con rigor. Creo que simplemente la palabra Keto, la hace más vendible al público en general como un producto más de mercadería. Pienso que un profesional sanitario, debería  huir en hacer un Slogan con ese término.

La expresión dieta cetogénica es la que tiene su valor dentro del campo de la ciencia de la nutrición y el de la salud en general.

Vamos a partir de un concepto claro, nuestro ser, nuestro cuerpo y nuestra mente, le vamos a llamar "recipiente". Nuestro recipiente, incluye todos nuestros sistemas y funciones vitales y no vitales de nuestro organismo; órganos, hormonas, tejidos, células, nuestras emociones, pensamientos, etc y todo lo que queráis, físico y psiquico.

Nuestro cuerpo responde de muy diversas maneras al mismo estímulo con respecto a otras personas, con el peso y la dieta pasa exactamente lo mismo.

Nuestro recipiente, aunque tiene los mismos departamentos y órganos que los demás seres humanos, no responde con los mismos resultados.

 Es decir, nuestro recipiente exclusivo, está lleno de variables donde no siempre podemos cambiarlos. Y digo -no siempre- porque muchas variables sí las podemos cambiar , pero otras no.

Vamos al grano;

Me considero- humildemente- tras 29 años de dedicación,  un profesional de la salud en nutrición humana,  con muchos cursos de formación facultativos,  académicos y universitarios  , además de otras especialidades tanto científicas como no regladas. Justamente eso, me ha dejado observar y experimentar desde las 2 vertientes, desde el punto de vista más científico y el observacional , no menos riguroso.

En todos estos años,  he podido realizar más de 85000 consultas con pacientes muy diferentes, me considero más un ermitaño de la consulta donde verifico lo que digo, con experiencia contrastada día tras día, pero no soy un experto en conferencias y cursos  (aunque las he realizado)  ni publicaciones, ni libros, ni redes sociales donde hacerme notar. Soy más simple, pero puedo hablar con propiedad de lo que en verdad sucede cuando tienes tantos casos por resolver cada día desde primera hora de la mañana en mi consulta, esa es mi  realidad, que me encanta. Por ese motivo al menos, creo que puedo opinar con fundamento.

Podría exponer sobre distintos tipos de dieta que se conocen y mi opinión positiva o negativa de cada una de ellas, sobre la experiencia de cada paciente que me ha contado la suya a lo largo de su vida. Pero lo más importante, es ver qué es lo que perdura al final del trayecto de cada experiencia de los pacientes y las conclusiones finales vividas y observadas.

No quiero poner demasiadas o casi ninguna, en el desarrollo de este artículo sobre tal o cual artículo de estudios científicos y lo que opinan muchos de esos estudios, no porque no quiera comprometerme, o  no los tenga, o inclinarme hacia uno u otro, lo que pienso es que todo es muy relativo y depende de cada recipiente= nosotros.

NO A LOS PRIMEROS IMPULSOS

Si algún paciente  me pregunta; José Ramón qué opinas si me recetas una dieta cetogénica o Keto. Le digo,  que esa no es mi primera opción, quizás una de las últimas pero con matices.

Pero no le digo eso porque no  bajará de peso, le digo eso porque hay otras formas de bajar peso sin tener que forzar algo que QUIZÁS no es necesario o pueda ser desaconsejable. Esa opción posiblemente, sería lo más fácil para mí, pero a mí, me gusta trabajármelo "currármelo", y el paciente aprende de esa experiencia.

No imaginas la de cosas que empieza a conocer de ella misma que no sabía o no entendía, sobre su relación con la comida, sobre sus emociones ante la alimentación y sobre todo de cómo quiere su cuerpo hacer y deshacer en el proceso de buscar SU equilibrio en el peso. Muchos pacientes, pasan años buscando y navegando por internet buscando slogans de dietas aplastantes, nombres absurdos, algunos pseudoprofesionales que no lo son y aprovechan la época de caza consiguiendo confundirles más. Intentemos razonar y no dejar llevarnos por los primeros impulsos. Ahí reside la primera lección que debemos incluir dentro de nuestro recipiente, ¿recuerdas?, nuestro cuerpo, nuestra psique… NO A LOS PRIMEROS IMPULSOS

No te dejes arrastrar por titulares llamativos, no te dejes influir por antes y después , no te obsesiones con "eso lo quiero para mí", la dieta Keto salvará tu vida, dejar de comer a partir de las 5 de la tarde, no a los carbohidratos, que envidia de cuerpazo, lo quiero ya…, no me gusto como estoy, no lo soporto, quiero bajar 3 ó 5  kilos en unos días o pocas semanas, quiero bajar pronto porque no tengo paciencia para una dieta,  voy a ir al Gym cada día 4 horas y solamente comeré una manzana y un yogurt, ,etc,etc.

LO MÁS RAZONABLE Y PERDURABLE

Primero de todo, poner fin a la presión que padeces por tu peso, poner fin a algunas dietas de moda, poner fin a las prisas desmesuradas, poner fin al buscar fuera de ti, pero, deja que los profesionales te ayuden y acompañen al proceso de tu recipiente.








QUÉ ES UNA DIETA SALUDABLE

En la guía de la Generalitat de catalunya podemos leer el concepto, así como en la OMS.

Así pues, una alimentación saludable se define como ‘aquella que es suficiente, completa, equilibrada, satisfactoria, segura, adaptada al comensal y al entorno, sostenible y asequible’. A pesar de que existen muchas propuestas saludables, una de las más conocidas en nuestro entorno es la dieta mediterránea, basada en el consumo mayoritario de frutas frescas y hortalizas de temporada, legumbres, frutos secos, cereales integrales (arroz, pasta, pan, etc.) y tubérculos como patata, aceite de oliva virgen y, en menor cantidad y frecuencia, lácteos, pescado y huevos, seguidos de carnes (preferentemente blancas y magras).

En mi opinión, este tipo de dieta seria fantástica para empezar los objetivos de normalizar nuestro peso o de bajarlo, también sería una fórmula menos complicada de aplicar en casos de obesidad, para un profesional Nutricionista o médico endocrino, ya que prácticamente se puede comer  casi todo los tipos de alimentos saludables.

Y entonces… ¿por qué no aplicamos este tipo de dieta para todo el mundo que quiera bajar peso, dejamos de complicarnos la vida y ya está?

Pues porque no funciona igual para todo el mundo, y si alguien no está de acuerdo, que levante la mano y nos lo explique. Juro hacerlo público

Sin ánimos de molestar a nadie, si leemos el texto con más detenimiento, pone; suficiente, adaptada, sostenible. Pues bien, justamente lo que es suficiente para una persona puede ser demasiado para otra, lo que es adaptada, significa eso, ADAPTADA.  Una dieta puede ser no sostenible (aun siendo una dieta saludable) puede que, en vez de bajar peso, nos va aumentando. La sostenibilidad es muy relativa en los pacientes, si ponemos el ejemplo de 5 al día entre frutas y verduras, tengo que decir públicamente, que para muchas personas no es sostenible mantenerse en su peso. Cada persona tiene una historia detrás, cada cuerpo se sostiene de una forma diferente.

Sé, que mis argumentos pueden provocar críticas entre algún profesional, pero lo respeto. De igual manera, pido que se me respete la experiencia y la contundencia cuando estoy explicando lo que realmente sucede en las consultas de muchos profesionales, cuando aplicando métodos llamados saludables (estoy de acuerdo) NO SIEMPRE funcionan.

 

QUÉ ES  DIETA CETOGÉNICA O MAL LLAMADA "KETO"

Una dieta cetogénica es alta en grasas, moderada en proteínas y muy baja en carbohidratos. A medida que los carbohidratos se reducen y se aumenta la grasa, el cuerpo entra en un estado metabólico llamado cetosis.

A continuación, el cuerpo comienza a fabricar cuerpos cetónicos , que son moléculas que pueden suministrar energía al cerebro.

Al cabo de unos días o semanas en una dieta de este tipo, el cuerpo entra en una fase de cetosis que se usa como combustible en lugar de carbohidratos.

Los cuerpos cetónicos son moléculas de ( acetona, acetato, b-hidroxibutirato) que se fabrican en el hígado cuando las reservas de azúcares es baja, debido a una disminución calórica de la alimentación.  Nuestro cuerpo es capaz de fabricar glucosa a partir de los aminoácidos y grasas corporales.

 

 

Conocí este tipo de dieta allá por los años 90. Pero antes he dicho;  poner fin a algunas dietas de moda. Quizás la dieta cetogénica, es de las pocas que no aparcaría o no dejaría olvidada en el cajón de mi consulta,  pero con variables y dependiendo del caso de cada paciente.  Yo aplico muchas variables a todas las dietas (conozco más de 1000).

Estudio cada caso y hago una planificación de cada paciente durante el proceso y sobre resultados, les llevo control de analítica, antes y después (como ha de ser siempre) en cualquier tipo de dieta, colaboro con otros profesionales de la salud, médico de cabecera, endocrinos, cardiólogos, etc.

La dieta cetogénica, la aplicó  En 1921, el médico endocrinólogo Dr. Henry Rawle para algunas patologías, y más tarde en 1960,  la utilizó  el Cardiólogo Dr Atkins para sus pacientes con problemas de obesidad o alteraciones en colesterol y lípidos, es a partir de esos años que se hizo popular, porque la utilizó para ese motivo. Ha permanecido semi olvidada durante algunas décadas hasta nuestros días. Como ya vemos, no es un tipo de dieta que se ha descubierto recientemente.

Hay algunos estudios científicos  y experiencias interesantes con respecto al método. Otros estudios lo desaconsejan con fuerte convicción

El fondo de la cuestión, es la forma de cómo,  y a quien se le administra.

La dieta cetogénica , la utilizó el Dr.  Atkins y está siendo probada por un número creciente de personas.

Pero el profesor Thomas Seyfried de Boston College, quien ha realizado investigaciones sobre el régimen, pide prudencia. «Esta dieta no debe ser tomada a la ligera y no son profesionales de la salud los que trabajan específicamente en la administración de ella», dice. «Pues hecha de forma incorrecta, puede modificar los parámetros de lípidos en la sangre, lo que no es saludable.

Pero cuando se hace de la manera correcta, los parámetros de la sangre del corazón lucen perfectos» concluye.

Sin embargo, los expertos recomiendan no seguir este tipo de dietas sin la supervisión de un especialista, nunca mantenerla durante mucho tiempo y tan sólo en casos de epilepsia refractaria al tratamiento farmacológico o si se trata de pacientes con obesidad mórbida que vayan a someterse a una cirugía bariátrica, también en casos de obesidad rebelde a tratamientos convencionales.

 

El estado de cetosis no es algo raro o inusual en personas saludables, lo podemos comprobar en muchos deportistas tanto amateurs o profesionales, sobre todo de atletismo. Los deportistas avanzados o personas de a pie que hacen actividades, entran en cetosis a diario.  No podemos decir entonces que el ejercicio no es bueno porque entras en cetosis. Del mismo modo hay personas, que por su condición psíquica o física, no pueden hacer deporte, y por eso mismo se les puede ayudar con un plan dietético (condicionado) que alcancen un nivel suficiente de cetosis para poder bajar peso.

 

Muchas personas sanas, entran constantemente en cetosis y recurre a ello nuestra química cuando lo necesita y por múltiples motivos.

No podemos criticar abiertamente que la dieta cetogénica es escandalosamente peligrosa, cuando precisamente nuestro cuerpo recurre a ella cuando lo necesita.

Durante el embarazo la mujer entra muchas veces en cetosis cuando su cuerpo lo requiere , también el feto. No creo que nuestro cuerpo sea tan tonto hacerlo sin motivo. La especialista Lyli Nichols, experta en nutrición y en diabetes gestacional, comenta en sus trabajos, que el cuerpo de la mujer embarazada, desciende más de 20 por ciento el nivel de azúcar en sangre que las no embarazadas. El cuerpo lucha constantemente en mantener el nivel de azúcar lo más bajo posible durante el embarazo…(concluye)

Durante la  primera guerra mundial ( se observó  este fenómeno de nuestra química humana) .

En el frente donde se encontraban atrincherados y enfrentados los soldados franceses y alemanes, se observo que aquellos soldados de un bando que llevaban días sin apenas alimentos, pasando frío y con muchas horas sin dormir, llegó un punto que demostraron tener el nivel cognitivo y destreza mayor que sus adversarios que podían disponer de alimentos. Incluso llegaron a poder controlar el deseo del hambre con cierta facilidad.

Su nivel energético incluso aumentó con respecto a días anteriores, por lo tanto la moral era mayor en el bando que apenas podía comer un chusco de pan durante algunos días. Este fenómeno llamó la atención sorprendentemente al equipo de médicos que trató a estos soldados una vez finalizado el enfrentamiento de esa batalla que duró semanas.

 

 

 

 

LA EXPERIENCIA Y OBSERVACIÓN CON LA CETOSIS

 

A lo largo de mi experiencia y de colegas, hemos podido observar la dificultad que tienen algunas personas en conseguir su peso ideal, sobre todo aquellas personas que están tomando ciertos medicamentos para la diabetes, hipertensión, antidepresivos, antirreumáticos, hormonas y un largo etc. También para las mujeres que han cruzado la barrera de la menopausia y además toman alguna medicación de las citadas.

A pesar de realizar una dieta SALUDABLE y hacer ejercicio, no  consiguen bajar el peso deseado. Es por eso, el motivo de este artículo donde intento razonar las experiencias que nos encontramos algunos profesionales.

Soy un defensor cuando digo, que para bajar peso, no vale todo. Que el tratamiento dietético empieza por conocer al paciente y realizar un buen historial, recopilar los datos suficientes y pedir las pruebas necesarias si hicieran falta.

 

La cetosis no es una cetoacidosis patológica

 

Para evitar confusiones, hay que aclarar, que existe mucha confusión entre cetoacidosis ( esto sería una patología) y la cetosis como estado fisiológico normal.

La cetoacidosis es un aumento preocupante de los cuerpos cetónicos (ácidos) superior a la fisiología que nuestro organismo puede soportar. Los valores del ph de nuestro organismo baja y provoca importantes daños fisiológicos y orgánicos como pasa con los diabéticos. La cetosis inducida o bien la fisiológica ( el cuerpo lo realiza con normalidad en muchas ocasiones) cuando las reservas de glucógeno ( del hígado)  se agotan, podemos mantener unos niveles moderados que se consideran dentro de la normalidad y mantenerlos adecuadamente.

 



 

Un programa dietético adecuado

 

Que el programa dietético no debería ser un castigo para el paciente, se ha de realizar bajo los gustos y costumbres que más o menos necesita cada uno. Rectificar errores del pasado explicando el motivo, adecuando el tratamiento al ritmo necesario y saludable que cada uno necesita.

Siempre y cuando se realiza bien el proceso y llega un punto donde no avanzamos en la pérdida de peso, es cuando hay que realizar cambios más o menos perdurables dietéticamente hablando.

Personalmente busco eficacia en otras metodologías que sigan ayudando en la bajada de peso pasando por diferentes planes como una estrategia.

Tengo pacientes que le es muy fácil bajar peso con mis primeras pautas, otros no tanto y algunos que realmente su cuerpo tienen una resistencia enorme.

Tal resistencia, casi siempre está relacionada por los motivos que anteriormente mencioné; cambios y problemas hormonales, la toma de medicamentos de larga duración, y motivos relacionados con el sistema nervioso o psicológico.

Está claro que si quieres obtener un cambio, has de dejar de hacer lo mismo que se estaba haciendo.

Una misma dieta de las llamadas saludables, se puede ir adaptando durante el proceso de la pérdida de peso hasta e ir consiguiendo los resultados necesarios. Provocar puntualmente estados de cetosis no tiene porque ser un problema de salud, el problema es hacer una cronicidad en el tratamiento sin ningún control profesional en el proceso o atreverse a realizar este tipo de dietas leyendo por internet con poca base nutricional o ninguna.

Un tipo de obesidad que me viene mucho a consulta, es la que aparece unos pocos años antes de la menopausia o cuando ya ha llegado. Otra es cuando el paciente me llega con la toma de una gran cantidad de medicación por problemas cardiovasculares o psiquiátricos, antiinflamatorios crónicos o simplemente psicológicos, etc.

 

Recuerdo a 3 casos, pacientes bipolares con medicación de sales de litio, os puedo decir que no hay manera de bajar peso con dieta convencional y haciendo deporte, su abdomen no disminuye, su peso no se mueve, no hay reacción. ¿diganme solamente un tratamiento dietético convencional que les haga bajar de peso? ….estoy escuchando, sigo esperando.

 

En estos casos recurro a dietas más sofisticadas o llevándolos  a cetosis controladas. Tengo a 2 cardiólogos que recurren a mi técnica para sus pacientes cuando todo ha fracasado, y vemos como su inmenso abdomen se va desinflando, descongestionado, Su hígado empieza a encontrar su estado de placidez, cuando su organismo se desinflama.

 

He visto reducir medicaciones por problemas crónicos gracias al método dietético utilizado, reducir niveles de azúcar en sangre, reducir el colesterol, reducir centímetros importantes en el diámetro de abdomen (una de las causas de la resistencia a la insulina) que provoca diabetes tipo 2. No solo eso, además muchas analíticas mejoran con respecto al inicio

Mejora de la masa muscular, vitalidad, mejores digestiones, y sobre todo, ilusión en el paciente y cambio de actitud en relación a su forma de comer y cocinar.

 

Su respiración forzada y sudorosa va desapareciendo, sus piernas dejan de estar encharcadas, su estado anímico mejora y además dejan de gruñir por tonterías.

 

En pacientes que analíticamente y físicamente están saludables no sería necesario llevarlas a dietas especiales o cetogénicas.

Sin embargo, hay excepciones a veces, difíciles de comprender incluso por la clase médica, por qué motivo les cuesta bajar de peso. Los motivos son variados y se podría hacer otro artículo hablando de ello.

 

Pero la mayoría, no todas, están también relacionadas con la toma puntual de algún medicamento, sobre todo hormonal, alteraciones de la tiroides, muchas de ellas por haber llevado un alto índice de estrés y ansiedad durante años, o pertenecer a familias con alta incidencia en obesidad.

 

En estos casos, os puedo asegurar, que una dieta de las llamadas saludables como por ejemplo la dieta mediterránea, no solo no baja de peso, es que el peso puede ir aumentando.

Alguien me podría decir,  que en estos casos,  hay que realizar mucho deporte además de la dieta. Puede ser cierto, pero aun así no es suficiente, lo que explica que no es un problema alimentario de la persona  ni de exceso de calorías. No podemos estar diciendo a todo el mundo que necesita 2 horas diarias de deporte exhaustivo por razones obvias.

No hablamos por hablar sin fundamentos, o intentamos vender una película del príncipe azul prometiendo cualquier dieta al coste que sea.

Estamos hablando de abordar un problema de salud pública donde cada año aumentan más los casos de obesidad peligrosa con alto riesgo cardiovascular.

 

Un gasto económico enorme para los estados, que tienen que pagar unas cantidades monumentales en medicamentos para tratar enfermedades relacionados con los efectos de la obesidad.

Pacientes que caen en la desesperación y en muchas ocasiones en la depresión porque el sistema público, no es capaz de realizar actuaciones coherentes ante este problema.

Un sistema que prefiere o mejor dicho, le es más fácil, recetar medicamentos contra la depresión, la hipertensión la diabetes, que tratar la obesidad directamente.

 

En un país como España donde tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, sigue creciendo la obesidad infantil por encima de muchos países de Europa. A pesar de ser los precursores de la dieta Mediterránea ( genial y saludable), una de las mejores cocinas del mundo, tanto por su variedad como sus ingredientes, lo mismo que en el resto de países que conforman la cuenca mediterránea .

 

Estamos abandonando la cocina de nuestros abuelos (yo soy un defensor y apasionado)y rindiendo a los excesos de otras culturas cercanas, como la anglosajona donde apenas aparecen alimentos frescos y de cercanía y carecen de las tierras y cultivos con la calidad que podemos encontrar en  nuestro país.

No estamos siendo conscientes ni responsables de que algo se nos escapa, y sin embargo, no paramos de hablar de teorías.

 

Sucede que, las personas buscan desesperadamente fuera del control sanitario, el cual no les da soluciones al problema de su RECIPIENTE.

Es por eso, que luego los caza oportunidades de los desesperados,  triunfan con sus slogans en las redes sociales,  prometiendo la Super dieta que le cambiará su vida y que se suban al carro de la moda.

 

AL  SISTEMA SANITARIO ALGO SE LE ESCAPA DE LAS MANOS

 

El sistema y algunos sanitarios, estamos favoreciendo con nuestra actitud dar pie a un descontrol ante el problema, y segundo, tirar  a los pies de los caballos a pacientes con obesidad a los caza recompensas, total, que se nos escapa de las manos.

Aún así, algunos profesionales "muy teóricos" , nos pueden llamar a otros profesionales, que no cumplimos con el rigor científico suficiente a la hora de abordar este problema, cuando realmente conseguimos resultados evidentes con dietas o tratamientos " POCO" ortodoxos (según ellos)  y siempre buscando la seguridad de nuestros pacientes, ante todo.

 

 

El compromiso es muy importante por parte del paciente, no se trata de que haga un cambio en su alimentación , es muy importante un cambio del concepto que le acompañará toda su vida sintiéndose bien con ella misma y libre de reproches. Es como sacarse unas cadenas que no te dejan avanzar, así de simple, aunque no siempre es fácil. Cuando conoces como funciona tu recipiente, entiendes como has de abordarlo, y entiendes las reacciones de tu cuerpo.




 

ALGUNAS CONCLUSIONES EN LA DIETA CETOGÉNICA

Una fórmula que siempre me ha ayudado a mentalizar a los pacientes, es explicarles el tiempo que necesita nuestro cuerpo para adelgazar. Sabemos que nuestros deseos no serán los mismos que nuestro cerebro, el, controla todas nuestras funciones. No podemos ir en contra de nuestra naturaleza.

Conozco a personas que han engordado 10 kilos en los últimos 2 años o 1 año, sin embargo, desean adelgazar todo eso y más en 2 meses o menos. Es decir de 4 a 5 kg por mes. El problema es que la impaciencia se apodera siempre del paciente.

En nuestro organismo, cuando una persona elimina peso rápidamente tanto muscularmente como engrasa, se activan otros procesos bioquímicos, que llevan al cerebro a ponerse en guardia en un momento dado. Nuestro organismo puede reaccionar, bajando el metabolismo corporal como efecto a consecuencia de esa pérdida de peso que está por encima de la normalidad. Nuestro cerebro actúa desde la protección, y una pérdida de peso rápida, provoca una alerta.

Como consecuencia de ello, cada vez tenemos que realizar dietas más bajas en calorías, llegando un punto en que la cantidad calórica y nutrientes no son suficientes para mantener nuestra energía y vitalidad, además de otras funciones.

Ese es un dilema que muchas veces he discutido con mis pacientes, las prisas en perder peso y "apretar" traen sus consecuencias. La pérdida de peso ha de ser perdurable en el tiempo, y sostenible cuando se deje la dieta específica.

Un porcentaje alto de pérdida de peso, nos lleva a perder demasiada masa muscular, en cambio, cuando el porcentaje de pérdida es sostenible, todo marchará mejor. La psique de la persona, juega un papel importantísimo en el proceso, la ansiedad por perder rápidamente lo que el cuerpo tardó mucho en engordar , provoca estados de bloqueo.

Es mucho más eficaz, la pérdida de 10 kg en 7-10 meses que en 2-3  meses.

Con que perdamos 350 gramos semanales o un 3 % de nuestro peso mensualmente los primeros 2- 3 meses, es una pérdida eficaz y perdurable en el tiempo. No así los 4 ó 5 kg mensuales.

Las personas que presentan impaciencia, terminan haciendo algún tipo de dieta que le hará bajar y subir de peso durante toda su vida, creando una lógica frustración.

Yo siempre planifico la pérdida de peso mensual, puede ser que algún mes no se cumpla la proporción ( eso es lo más normal), pero al final del trayecto la media será la que he comentado. Siempre llega.

·         Si debemos optar por diferentes metodologías nutricionales y dietéticas, no ha de ser la primera dieta de elección.

·         La dieta cetogénica no es una dieta, es un estilo de vida donde hay personas que deciden mantenerse así, pero no se tiene que usar por la impaciencia en conseguir un peso ideal a corto plazo mientras hay alternativas.

·         Las prisas nunca han sido buenas compañeras, con la pérdida  de peso pasa lo mismo..

·         Debemos dejar al cuerpo que actúe para que pueda bajar de peso como mínimo,  algo más de la mitad o mismo tiempo que tardó en cogerlos,  meses, años.

·         Sospechemos de un profesional que basa su estrategia en este tipo de dieta como slogan o la mejor solución a nuestro peso.

·         Las dietas saludables ( ajustadas a nuestras necesidades y valoradas por un profesional)  junto al deporte, casi siempre funcionan.

·         Las personas que realizan dietas saludables junto al ejercicio físico, entran en cetosis diariamente. En estos casos no es necesario forzar más.

·         En el caso de que una dieta no funcione, se tendría  que valorar qué variables del paciente no dejan avanzar y nuevas propuestas dietéticas.

·         En casos muy determinados, que el paciente no baje de peso ( visto los casos expuestos) , el profesional debe valorar otras opciones dietéticas puntuales, temporales, para desatascar el proceso. Donde la dieta cetogénica o semi cetogénica, podría ayudar al proceso eliminando riesgos.

·         Hay más peligro en mantener a una persona con obesidad con sus consecuentes riesgos cardiovasculares - aunque haga  un plan dietético saludable que no le funciona- que optar,  por otras alternativas dietéticas cercanas a la cetosis puntual y donde muchos de los riesgos cardiovasculares (hipertensión, diabetes, trombosis, colesterol, inflamación sistémica),  puedan mejorar en corto espacio de tiempo y salvarle la vida. Piensen por un momento, donde está el riesgo más evidente…

 

CONSEJO:

Si es tu deseo, realizar un plan alimentario adecuado para ti o  sacarte de dudas, ponte en contacto con nosotros y reserva una cita para tu inicio en el proceso que te llevará a estabilizar y normalizar tu peso corporal.

Te asesoramos con dietas personalizadas.

Eliminamos tus dudas y qué tipo de dieta o plan alimentario es adecuado para ti.

 

¿La dieta cetogénica es adecuada para ti?

Es una opción a valorar.

Para cada paciente, una estrategia diferente.











Compartelo en tus redes:

Cema Clinic Nature
T.938 106 043

Clínica Vilanova i la Geltrú:
Calle Josep coroleu 101
Tel. 938 106 043

Clínica Barcelona (nutrición):
Calle Sepúlveda 125 | Miércoles
Tel. 938 106 043

Horario Vilanova i la Geltrú:
Secretaría de martes a viernes 10h-13h y 16,30-20,30 | visitas lunes a sábados horas convenidas
Tel. 938 106 043